NOTICIA

Presidente brasileño vuelve a poner en duda eficacia de la vacuna de Sinovac contra el COVID-19

”En algunos asilos en que ya fueron aplicadas las dos dosis las personas están contrayendo la covid y están muriendo”, afirmó.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, volvió a poner este jueves en duda la eficacia de las vacunas contra el covid y a defender el tratamiento precoz contra la enfermedad con medicinas cuya eficacia frente al coronavirus no está comprobada científicamente, como la cloroquina.

El líder ultraderechista afirmó en su transmisión semanal por redes sociales que varios países están registrando problemas por la aplicación de la vacuna desarrollada por el laboratorio chino Sinovac por su falta de eficacia.

“Esa vacuna está con problemas en diferentes países que la están usando, como en Chile. Y en Brasil no es diferente. En algunos asilos en que ya fueron aplicadas las dos dosis las personas están contrayendo la covid y están muriendo”, afirmó.

“Se trata de la vacuna que un gobernador quiso comprar y ahí estamos viendo los problemas”, agregó en referencia al gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria, su principal rival en el campo conservador y responsable por el proyecto que permitió la fabricación de la vacuna Sinovac en Brasil.

Bolsonaro afirmó que lo ocurrido en todo el mundo está mostrando que la vacuna china tiene una eficacia muy baja. “Por lo que parece, no está dando el resultado esperado. Está protegiendo a pocas personas y no a la cantidad que debería hacerlo”, afirmó.

Tras interrogar al ministro de Comunicaciones, Fabio Faria, que lo acompañó en la transmisión, si pretendía rechazar la Sinovac cuando fuese a vacunarse, el jefe de Estado afirmó que él será el último en inmunizarse.

El mandatario recomendó a los brasileños que contraen la covid pese a haber recibido la vacuna que busquen un médico para que puedan iniciar inmediatamente el llamado tratamiento precoz con las medicinas que defiende pese a no tener eficacia comprobada.

“Busque un médico porque el médico tiene la libertad para prescribir lo que considere más conveniente. Busque alternativas”, afirmó.

“Puede estar tranquilo. Yo me contagié el año pasado y tomé el remedio y me curé. Hace seis meses volví a sentir síntomas e inmediatamente tomé y al día siguiente ya estaba bien. Yo no voy a esperar a que me falte el aire para ir al médico a que me recete. La vida es mía”, afirmó.

El gobernante aseguró que en recientes visitas que hizo a reservas indígenas, los indios le comentaron que varios habían contraído covid pero que ninguno había muerto porque se trataron con hierbas medicinales.

Bolsonaro también criticó las medidas de distanciamiento social impuestas por gobiernos regionales y municipales para intentar frenar la pandemia y citó noticias según las cuales los niños están pasando hambre por no poder ir a las escuelas públicas donde les ofrecían alimentos.

“Eso es consecuencia de la forma no adecuada de tratar la pandemia. Quien decidió cerrar las escuelas no fui yo sino los alcaldes y los gobernadores. Si usted perdió el empleo y la renta, la culpa no fue mía; fue de quien cerró empresas. La culpa es de los gobernadores”, aseguró.

El presidente citó el caso de Argentina, al que se refirió como el país que más impuso confinamientos y ahora, en su opinión, es el país con mayor número de muertos por covid por millón de habitantes. “El problema fue que la izquierda ganó las elecciones en Argentina”, aseguró.

Igualmente puso en duda el uso de la mascarilla cuando la persona ya está vacunada o contrajo covid, “porque no se va a contagiar ni va a transmitir”, y aseguró que le encomendó un estudio al Ministerio de Salud para determinar si autoriza que todas las personas ya inmunizadas salgan a la calle sin la máscara.

Bolsonaro insistió en su negacionismo con respecto a la gravedad de la pandemia el día en que Brasil, uno de los países más castigados por la pandemia en el mundo, sumó 18,2 millones de contagios y registró un promedio semanal récord de 77.265 casos diarios.

El miércoles Brasil registró 115.228 casos de covid, el mayor número de contagios en un día desde el comienzo de la pandemia.

Brasil, con sus 212 millones de habitantes, es el segundo país en el mundo con más muertes por covid, con 509.141 víctimas, y el tercero con más casos (18,2 millones), por detrás de EE.UU. e India.

El descontrol de la pandemia aumentó el deterioro de la popularidad del presidente. De acuerdo con una encuesta divulgada ayer, el índice de reprobación del Gobierno de Bolsonaro saltó desde el 39 % en febrero hasta el 50 % en junio. (I)

Fuente:http://www.eluniverso.com