NOTICIA

La eliminación de subsidios de gasolinas marcaría precios reales

Tanto analistas como Gobierno coinciden en que la eliminación de los subsidios de las gasolinas extra y diésel tendrá un impacto en el nivel de precios y en las tarifas del transporte público. Sin embargo, ese impacto será mucho menor que el que hubiera causado una subida del IVA.Napoleón Santamaría, analista tributario, explicó que el Gobierno tenía solo tres vías prácticas para aumentar los ingresos a corto plazo. Por un lado, la concesión de activos del Estado, donde no ha habido mayores avances. Por otro lado, la subida del IVA, que era la peor opción porque tenía un impacto directo en el poder adquisitivo de las personas. Finalmente, la eliminación del subsidio a los combustibles, que es la menos traumática y que ayudará a sincerar los precios en la economía.

El mayor impacto vendría dado por el diésel utilizado para transporte, debido a que el que se destina a la industria ya está liberado. Incluso, los sectores camaroneros y atuneros mantienen un subsidio parcial de 70 centavos por galón.

Santamaría consideró que, además de los controles oficiales, los ciudadanos deben convertirse en los mejores veedores: “No hay que consumir productos y servicios con precios con ajustes desmedidamente altos, y además hay que denunciarlo”.

Según Juan Sebastián Roldán, secretario particular de la Presidencia, se inició conversaciones con los transportistas sobre la inevitable alza de pasajes. Aseguró que los análisis determinan que el efecto en los precios, sobre todo de productos básicos, será manejable.

Oswaldo Muñoz, economista y experto teoría de precios, comentó que este es el mejor momento para una medida de eliminación de subsidios de combustibles: “Desde hace varios meses hemos tenido inflación muy baja o negativa. Esto ayudará a amortiguar el golpe de la medida. Los subsidios distorsionan la economía y generan precios ficticios”.

El sector empresarial mira también con buenos ojos las medidas adoptadas por el Gobierno.

Ingresos fiscales
Richard Martínez, ministro de Economía, afirmó que los principales efectos colaterales positivos de la eliminación de subsidios son, en primer lugar, el destinar más recursos a inversión pública y protección social; y en segundo, se impide que se sigan yendo varios millones al año a través de contrabando de combustibles a  Colombia y Perú: “Hemos actualizado las cifras. Los ingresos totales serán de 1.546 millones de dólares. Ese monto se desglosa en 1.038 millones por el diésel; 363 millones por la gasolina extra; y 143 millones en pago de impuestos que ya no se van en contrabando”.

Fausto Ortiz, exministro de Economía, consideró que la eliminación de los subsidios es el camino correcto y mejorará el ingreso petrolero en presupuesto del Estado: “Los mercados deberían percibir la medida como un efecto similar a la subida del precio del crudo, y por lo tanto, debería bajar el riesgo país. Otro efecto sería el mejoramiento del ambiente empresarial, lo que podría empujar una mayor recaudación de impuestos”. 

Tras el Decreto 883,  la eliminación de los subsidios a las gasolinas extra y diésel deben regir desde las 00:00 de hoy. 

La ministra de Gobierno, María Paula Romo confirmó que se realizan operativos para evitar la especulación de los precios de los productos de primera necesidad. Se han mantenido reuniones con gobernadores e intendentes para establecer los parámetros de los controles. “No hay ninguna justificación para que los productos estén a otro precio”, indicó Romo. (JS)

Asamblea espera reformas

Las reformas tributarias buscan una recaudación adicional de casi 600 millones de dólares. También se deben aprobar reformas laborales y medidas de austeridad en el sector público. Estas deben llegar a la Asamblea, por vía económica urgente, para ser tratadas en 30 días. Según César Litardo, presidente del Legislativo, existe un “buen ánimo” sobre las propuestas del Ejecutivo, y considera que existirían los votos necesarios para la aprobación.

César Litardo (PAIS): Mira como favorables las reformas al impuesto de salida de divisas y la reducción de tributos a la importación de bienes tecnológicos, así como a las modificaciones laborales, que incluiría que los servidores públicos con contratos ocasionales tengan una renovación, pero con el 20% menos de su salario.

Daniel Mendoza (PAIS): Piensa que se propiciará un debate donde se escuche a todos los sectores, pero asegura que las reformas generan un entorno favorable para que las empresas puedan contratar más y los ecuatorianos pueda emprender.

Fabricio Villamar (Ahora): La no inclusión de aumento en el IVA mejora las posibilidades de la aprobación y de un debate propositivo. Sin embargo, avizora que las reformas laborales, sobre todo con respecto a nuevas modalidades de contratación y sobre la jubilación patronal, serán temas conflictivos.

Patricio Donoso (CREO): Asegura que hay temas muy positivos dentro de la propuesta del Ejecutivo, pero su bloque tomará una posición definitiva luego de analizar toda la documentación.

Cristina Reyes (PSC): Cuestiona el impacto económico de la eliminación de subsidios; aunque valoró la reducción de impuestos como el de la Salida de Divisas para bienes de capitales. “Una posición más clara será posterior a un análisis técnico y a la reunión del bloque”, asevera.

Raúl Tello (BADI): Cuestiona que el peso de la crisis vaya al bolsillo de los ecuatorianos. Considera que el Ejecutivo tomó el atajo de la eliminación del subsidio a los combustibles para evitar conflictos con el Legislativo. Respalda los temas de reducción de tributos y aranceles.

Gabriela Rivadeneira (RC): No está de acuerdo con las reformas. Piensa que las medidas son irresponsables y que se extiende “una alfombra roja para la especulación y alza indiscriminada de precios”.

700 millones en disminución de aranceles
°  Richard Martínez, ministro de Economía, durante una rueda de prensa ayer, en el Palacio de Carondelet, explicó que dentro de las reformas que se envían a la Asamblea se incluye un paquete de medidas de reducción de impuestos, tasas y aranceles; además de un aumento de las transferencias por el Bono de Desarrollo Humano, con el fin de proteger a los sectores más pobres de los efectos de la eliminación de los subsidios a las gasolinas extra y diésel. El esfuerzo fiscal, es decir, los ingresos que dejará de percibir el Gobierno por la aplicación de estas medidas, totaliza los 700 millones de dólares. Así, entre los beneficios más importantes está la devolución automática de impuestos a exportadores que representará 180 millones anuales. Por otro lado, 120 millones corresponderán a  la tarifa 0% de aranceles para insumos y bienes de capital de sectores agrícolas y productivos. La reducción del Impuesto a la Salida de Divisas (ISD), de 5% a 2,5%, para aerolíneas, importación de buses eléctricos, entre otros, representará un esfuerzo fiscal de 40 millones. Otra medida contemplada en las reformas, que deben ser tramitadas en 30 días por la Asamblea, es la reducción de $2 a $1,5 en el Impuesto a los Consumos especiales para las cervezas artesanales. Finalmente, un millón de beneficiarios actuales del Bono de Desarrollo Humano recibirá $15 adicionales cada mes. También, las autoridades han determinado 300.000 nuevos beneficiarios que comenzarán a recibir $15 de compensación.

Fuente:http://www.lahora.com.ec